¿Puedes Creerlo?

3. ¿Cual es la evidencia?

Las evidencias son la base de la ciencia. Llegar a una conclusión científica de cualquier tipo requiere de la observación y de la medición. De preferencia, la observación cuidadosa y repetida y la medición, lo cual se conoce como evidencia empírica.

Las evidencias pueden tomar muchas formas, porque la investigación en sí puede tomar muchas formas. A veces, la evidencia podría aparecer gráficamente, representada con una tabla o un gráfico. Presta especial atención a los rótulos y las escalas en los gráficos y tablas, porque de la misma manera que las palabras, los materiales visuales pueden confundir, así como contar historias ocultas.

Cualquiera que sea la forma que tome la evidencia, es probable que sea, al menos en parte, numérica. Pero es precisamente cuando los números aparecen que la mayoría de las personas empiezan a distraerse y ya no quieren prestar atención. Es una pena, porque los números no pueden (generalmente) mentir, lo cual es la razón por la que mirar la verdadera evidencia puede ser más esclarecedor al evaluar una afirmación. Para empezar, ¿cuántos datos fueron obtenidos? Uno no necesita tener un diploma en estadísticas para saber que cuanto más personas están involucradas en un estudio, menos probable será que los resultados sean sólo producto del azar.

A veces, una afirmación puede ser hecha sin evidencias empíricas en absoluto. Pongamos estas afirmaciones bajo la letra “E” de especulación. En otros casos, una afirmación podría basarse en evidencias que son limitadas o francamente escasas. En paleontología, por ejemplo, donde las muestras conservadas de la vida antigua son pocas, hay teorías enteras que podrían basarse en el simple descubrimiento de un solo hueso. En física, la teoría de cuerdas redefine el universo sin ninguna prueba en absoluto. La teoría de cuerdas sostiene que todo en nuestro universo resulta de las vibraciones de minúsculas cuerdas, pero nadie ha definido cómo evaluar si la teoría es verdadera.