Considerando Posibilidades

¿Por qué son poco comunes los fósiles?

Levanta un cráneo fósil y verás que es sorprendentemente pesado—tan pesado como una roca. Esto es debido a que es una roca, más o menos, a pesar de que aún contiene parte del material óseo original.

Un fósil es un registro conservado de una criatura que era viviente. Para que una criatura muerta se fosilice, deben ocurrir dos cosas.

En primer lugar, tiene que ser enterrado de alguna manera, antes de que se descomponga completamente. Muchos de los mejores fósiles son los que murieron en o cerca del agua y que poco después fueron cubiertos por lodo o arena. Las partes blandas se deterioraron, pero quedaron las partes duras—el esqueleto.

El siguiente paso es la mineralización. Con el tiempo, el agua se filtra a través del esqueleto y reemplaza el hueso—y los pequeños espacios abiertos dentro del hueso—con minerales como el sílice o la calcita. El esqueleto se convierte lentamente en piedra.