Pasar al contenido principal

Arpa de cabeza

Science Snack
Arpa de cabeza
Aprende un poco sobre la teoría de cuerdas.
Arpa de cabeza
Aprende un poco sobre la teoría de cuerdas.

Envuelve una cuerda alrededor de tu cabeza y púlsala para hacer música.


Temas: Biología, Anatomía y fisiología, Percepción, Escuchar y oír, Física, Sonido

Palabras clave: vibración, instrumento, sonido, cuerda, español

 

Herramientas y materiales

Un trozo de cuerda de al menos 3 pies (1 metro) de largo.

Montaje del experimento

No se requiere.

Haz y observa

Coloca el centro de la cuerda detrás de tu cabeza, pasa la cuerda por tus orejas y sostén los dos extremos libres juntos, frente a tu cara. La cuerda debe pasar por encima de la apertura en cada una de tus orejas. Pulsa la cuerda y escucha el tono que hace.

Puedes escuchar tu cuerda, pero los sonidos son tan sutiles que no molestarás a otras personas, incluso si están cerca de ti.

¿Cómo puedes cambiar el sonido? Tira de la cuerda más fuerte, o déjala más floja y escucha el cambio en el tono. Cambia la longitud de la cuerda deslizando tu mano a lo largo de la cuerda mientras mantienes la tensión lo más constante posible. Luego escucha el cambio de tono.

¿Qué está sucediendo?

En esta actividad, puedes escuchar cómo la frecuencia de vibración de una cuerda depende de su tensión y longitud. Cuando tiras de la cuerda más fuerte, aumenta la tensión en la cuerda, por lo que sube el tono del sonido que escuchas. Cuando mantienes la tensión constante y disminuyes la longitud de la cuerda, el tono también sube.

Estás escuchando las frecuencias resonantes de la cuerda. La frecuencia es inversamente proporcional a la longitud de la cuerda y proporcional a la raíz cuadrada de la tensión en la cuerda. Los diferentes tonos que oyes son producidos por las diferentes frecuencias de la cuerda que vibra. Los sonidos agudos se producen por vibraciones de frecuencias más altas y los sonidos graves se producen por frecuencias más bajas.

Explora más

Muchos servicios de autobuses urbanos no permiten a los pasajeros tocar su música a todo volumen. Descubrimos que, si te pones una cuerda alrededor de la cabeza y haces tu propia música, no solo cumplirás con las normas del servicio de bus, sino que tendrás más espacio a medida que otros ¡se alejan asustados de ti!